lunes, 11 de enero de 2016

¿Por qué castrar a mi gato?


  • El animal no tendrá la necesidad de salir a la calle y se ahorrará todos los peligros que ello conlleva, como las peleas, los parásitos y las infecciones (Virus de la Inmunodeficiencia Felina y Leucemia Felina).
  • Nuestra mascota no saldrá a la calle para satisfacer su instinto sexual y por lo tanto, no preñará o se quedará preñada y no será la responsable de traer al mundo a futuros gatos callejeros. Una gata puede tener de tres a cuatro camadas al año, con una media de cuatro cachorros por camada. Muchos de estos gatitos acaban viviendo en las calles en pésimas condiciones, rebuscando en cubos de basura, alcantarillas o incluso en casas particulares.
  • Se eliminan las molestias de su comportamiento sexual (los maullidos constantes y agudos de las hembras y el olor desagradable del orín de los machos). Los gatos castrados resultan ser unos animales más dóciles, cariñosos y tranquilos, y al contrario de lo que se suele creer, su comportamiento no varía en otros aspectos básicos (no pierden su instinto de caza, ni su agilidad, ni su elegancia).
  • Evita en las hembras el embarazo psicológico, la piometra y algunos tumores mamarios, y en los machos, tumores testiculares, hernias perianales, tumores de glándulas hepatoides, tumores de glándulas perianales, tumores y quistes prostáticos.
  • Aumenta la longevidad del animal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario